Cómo limpiar un mouse o ratón de computadora.


Cuidados a tener a la hora de limpiar un ratón de computadora, ya sea mouse óptico o de bola.

 

Si parece que no puedes hacer clic donde quieras sin importar cuánto trates, quizás se deba a que el rodillo del mouse está sucio o que la superficie no sirve para el mouse de láser. Elimina la suciedad, mugre, viscosidad y otras cosas repulsivas de tu mouse por medio de estos pasos.

 

Apaga el ordenador y desconecta el mouse

 

Haz lo que sea más conveniente para ti. Lo principal aquí es evitar electrocutarse o dañar el computador mientras limpias.

 

Da vuelta el mouse y remueve la bola de ser necesario

 

Si tu mouse es uno tradicional con una bolita, necesitarás quitarla para poder  hacer una buena limpieza. Deberías ser capaz de girar o deslizar el anillo plástico que sujeta la bola, para extraerla fácilmente. Debe haber flechas impresas en el anillo, que te dicen la forma en que debe rotarse para quitarlo. Remueve el anillo y la bola con cuidado y déjalos en un lugar seguro. No querrás quitar la tierra de la bola cuando se caiga debajo del escritorio.

 

Si tienes un mouse óptico (con un láser en vez de la bola), solo dalo vuelta. Eso fue sencillo, ¿o no?

 

Si tu mouse cuenta con una rueda de desplazamiento (del tipo con una rueda en la parte superior) deberías poder levantar fácilmente este accesorio hacia afuera.  Al igual que con el mouse tradicional, sé cuidadoso en dónde dejas la rueda para encontrarla después. También puedes darle la vuelta y limpiar la parte inferior del mouse si así lo deseas.

 

Limpiar el interior del mouse

 

Mouse tradicional o con rueda de desplazamiento

 

Una vez que quitaste la bola del mouse verás que tiene algunos componentes en el interior que quizás sea polvo o suciedad. Puedes limpiar esto ya sea quitando la suciedad y los residuos con un bastoncillo de algodón humedecido en alcohol (pero no empapado –  no querrás que quede algún líquido en el interior) o por medio del uso de un mondadientes, alfiler o aguja para raspar suavemente. No te preocupes si los residuos caen más al interior. Simplemente da vuelta el mouse y da un pequeño golpe para que caiga a través del orificio de abajo.

 

*Si ninguno de estos métodos te funciona, puedes intentar quitar la suciedad con una lata de aire comprimido. Asegúrate de que sostienes la lata por lo menos de 7 a 10 centímetros del mouse al usarlo. También debes mantener siempre la lata en posición vertical, esto porque contiene sustancias químicas nocivas que pueden filtrarse si no se maneja con cuidado.

 

Mouse óptico

 

No deberías limpiar el área del láser del mouse. Sin embargo, si el agujero está seriamente plagado de polvo y suciedad, puedes humedecer un bastoncillo de algodón en alcohol para limpiarlo cuidadosamente. También puedes utilizarlo para limpiar las almohadillas en la parte de abajo del mouse. Después de hacerlo sécalas con una tela o trozo de papel para remover cualquier suciedad restante.

 

*No intentes desarmar el mouse para limpiarlo por dentro. Traerá muchos más problemas que beneficios y te tomará mucho tiempo intentar armarlo nuevamente.

 

Limpiar la parte superior y los lados del mouse

 

Utiliza un pañuelo, una camisa vieja, una tela de microfibra u otra paño que no deje pelusas para limpiar la parte exterior del mouse. Puedes sumergir la tela en alcohol o utilizar agua tibia (si quieres puedes agregar un cuchara de azúcar de jabón de manos y mezclarlo con el agua para crear una solución de limpieza).

 

La tela solo debe estar húmeda. SI está estilando, escúrrela antes de usarla. No querrás arriesgarte a que entre agua al interior del mouse. Coge nuevamente el mondadientes, alfiler o aguja  si necesitas quitar suciedad o polvo de las grietas.

 

Si quitas la bola del mouse, aprovecha también de limpiarla con un trapo. Y si preparaste una mezcla de agua tibia y jabón, puedes mojar la alfombrilla del mouse y restregarla con una esponja.

 

Seca bien el mouse

 

Utiliza un paño limpio y seco para secar cualquier exceso de solución de limpieza o agua del exterior del mouse antes de volver a conectarlo al computador, y si tiene bola, también sécala bien.

 

Si accidentalmente introduces líquido dentro del mouse, tendrás que dejarlo a que se seque al aire sobre el mostrador o la mesa , lo que puede tomar un día o más.  Si tienes suerte y funciona tras secarse, sé agradecido pero no lo hagas otra vez.

 

Vuelve a colocar la bola (si es necesario) y conecta el mouse nuevamente al ordenador

 

Eso es todo. Ahora tienes un lindo, brillante y limpio mouse con el que trabajar. Solo vuelve a conectarlo y enciende tu computador para volver a hacer clics.

 

Mantener el mouse limpio

 

No importa lo que hagas, tu mouse se ensucia con el uso regular, así que es una buena idea limpiarlo cada par de semanas, más si trabajas en un lugar particularmente polvoriento y sucio. Mientras más limpio mantengas el lugar, más durará así. ¿No soportas la idea de tener que limpiar ese sucio mouse otra vez? No lo olvides: los mouse son bastante caros de reemplazar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *